Blogia
LaLWëNDe

FórmulasdReflexión

Dentro del problema

Nunca me había parado a pensar en cosas que teóricamente, tengo completamente bajo control. ¿Qué ocurre cuando estás durante ocho años, aproximadamente, aconsejando a tus amigos y amigas con pareja?. Pues ocurre que aprendes un montón de cosas sobre las relaciones de pareja. Y ocurre también que aprendes y comprendes todas las fases de evolución y la manera de solucionar los problemas más frecuentes, casi sin darte cuenta.

Claro, la situación cambia en el momento en el que tu eres uno de los factores de ese problema. Ya no eres la persona que se sienta a resolverlo, sino uno de los símbolos que entran en juego. Y el juego en sí, cambia y, por tanto, las reglas que lo componen.

Y cuando estás dentro de un problema, todo parece más complicado, y te agobias porque no encuentras la solución, porque realmente no te toca encontrarla, pero eso tú no lo sabes. Y es cuando aparece el miedo.

Me encuentro un poco como Alicia dentro del laberinto, no sé donde voy, ni a dónde. Tengo miedo a perderme, a no encontrar la salida. A agobiarme y salir por donde he entrado. A subirme por las paredes y acabar como una histérica, a perder los papeles y el dominio de la situación.

Tengo tantísimo miedo que me avergüenza admitir que alguna vez creí que las relaciones de pareja no tenían ningún tipo de secreto para mí... Y aún me avergüenza más el saber que ni siquiera existe un problema real, que todo es inventado, que no hay nada más. Que sólo estamos tú y yo. Y que me siento mejor que nunca.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Fórmulas de reflexión: 2desconocidos separadosX6puentes

Fórmulas de reflexión: 2desconocidos separadosX6puentes Hace poco leí que la diferencia máxima entre dos personas es de seis puentes.
Haciendo números y descifrando el enigma, hablaríamos de la probabilidad que yo misma tendría de estar relacionada, por un “puente” representado por un amigo/a o conocido/a, con... Brad Pitt, por ejemplo. O lo que es lo mismo, que yo tenga un amigo, que a su vez tenga un amigo, que a su vez tenga un amigo... que conozca a Brad Pitt. Con lo cual, mi probabilidad de tener un amigo que conozca a Brad Pitt es del 90% y, estadísticamente, estaríamos separados por sólo seis personas.

Al final va a ser cierto eso de que “el mundo es un pañuelo”, y que las distancias entre los hombres (en sentido humano y no genérico, no se ofendan) las creamos nosotros mismos.
Únicamente nosotros decidimos qué puentes nos atrevemos a cruzar.

Fórmulas de reflexión= Párate a pensar ( o escúchate un momento)

Fórmulas de reflexión= Párate a pensar ( o escúchate un momento) PÁRATE A PENSAR

Os propongo una imagen: Un hombre cualquiera, en medio de la multitud, refunfuña porque no recuerda exactamente qué tenía que hacer. A dónde va, qué es lo que tenía que hacer y con quien... camina y camina durante un rato contracorriente haciendo ademanes con las manos y llegándose a enfadar consigo mismo por ser tan estúpido como para no acordarse de adonde va. De repente, cierra los ojos, se para en seco y ¡plof! por arte de magia consigue recordar adonde tenía que ir y lo que tenía que hacer.
Seguro que más de uno os identificáis con esta escena, ¿verdad?. Cuando nos paramos, cuando detenemos nuestro rumbo prefijado de piloto automático que nos impone la rutina para parar a escucharnos un poco, nos desconectamos del entorno y potenciamos nuestras cualidades. Y, en consecuencia, somos más útiles para con nosotros mismos y con todo lo que nos rodea.
La reflexión es algo que, para ser propio de nuestra especie, no explotamos demasiado. Y es lamentable que en un mundo de prisas en el que al reloj le faltan horas, nos parezca que detenernos un momento es un lujo que no nos podemos permitir. Por eso, aprovecho para lanzar un importante llamamiento de alerta: la reflexión está en peligro inminente de extinción, porque sentimos que es una pérdida de tiempo el tener que pararnos a pensar en nosotros mismos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Recogiendo el testigo... ¡pásalo!

Testigo recibido de Duna.

1. Tamaño total de los archivos de música en mi ordenador:
2,96 GB

2. Último disco que me compré:
"Si tú te dejas" de El hombre gancho. Espero que mañana o pasado pueda comprarme o "adquirir" el último de Coldplay!

3. Canción que estoy escuchando ahora:
Ninguna... a Buenafuente.

4. 5 canciones que escucho un montón o que tienen algún significado para mí:

Supongo que las cuatro que me recuerdan a "mis niños"...
"El rocanrol de los idiotas" de Joaquín Sabina. Porque me recuerda Manu y a mi primer año de facultad.
"Hoy" de El Hombre Gancho, porque además de ser una de mis canciones preferidas, siempre me recordará a mi mejor amigo, Moli.
"Shiver" de Coldplay, porque me recuerda a mi amigo Fran.
"Crazy in love" de Beyonce, porque siempre que la escucho necesito tener a mi curi-curi cerca pa bailarla.

...y una canción que aún espera su momento:
"El equilibrio es imposible" de Los Piratas, porque creo que es la canción que, en conjunto, mejor define la sensación de estar enamorado.

5. Pásale el testigo a cinco personas...
Ehmm, cogedlo vosotros mismos, después de tanto tiempo sin actualizar el blog me da reparos mandaros deberes jeje...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres