Blogia
LaLWëNDe

¿Juntos o separados?

¿Juntos o separados? "...darse cuenta de que nadie puede recorrer el camino por tí, es fundamental.
Tanto como saber que el camino es más nutritivo si se recorre en compañía"
Jorge Bucay

Aquel hombre había viajado mucho. A lo largo de su vida, había visitado cientos de países reales e imaginarios...
Uno de los viajes que más recordaba era su corta visita al País de las Cucharas Largas. Había llegado a la frontera por casualidad: en el camino de Uvilandia a Paraís, había un pequeño desvío hacia el mencionado al país. Como le gustaba explorar, tomó ese camino. La sinuosa carretera terminaba en una enorme casa aislada. Al acercarse notó que la mansión parecía dividida en dos pabellones: un ala Oeste y un ala Este. Aparcó su automóvil y se acercó a la casa. En la puerta, un cartel anunciaba:

PAÍS DE LAS CUCHARAS LARGAS
"ESTE PEQUEÑO PAÍS CONSTA SÓLO DE DOS HABITACIONES, LLAMADAS NEGRA Y BLANCA. PARA RECORRERLO DEBE AVANZAR POR EL PASILLO HASTA DONDE SE DIVIDE Y GIRAR A LA DERECHA SI QUIERE VISITAR LA HABITACIÓN NEGRA O A LA IZQUIERDA SI LO QUE QUIERE ES CONOCER LA HABITACIÓN BLANCA."

El hombre avanzó por el pasillo y el azar le hizo girar primero a la derecha. Un nuevo corredor de unos cincuenta metros de largo terminaba en una enorme puerta. Nada más dar los primeros pasos, empezó a escuchar los ayes y quejidos que provenían de la habitación negra.
Por un momento, las exclamaciones de dolor y sufrimiento le hicieron dudar, pero decidió seguir adelante. Llegó a la puerta, la abrió y entró.
Sentados en torno a una enorme mesa habían cientos de personas. En el centro de la mesa se veían los manjares más exquisitos que cualquiera pudiera imaginar y, aunque todos tenían una cuchara con la que alcanzaban el plato central, ¡se estaban muriendo de hambre!. El motivo era que las cucharas eran el doble de largas que sus brazos y estaban fijadas a sus manos. De ese modo, todos podían servirse, pero nadie podía llevarse el alimento a la boca.
La situación era tan desesperada y los gritos tan desgarradores, que el hombre dio media vuelta y salió huyendo del salón.
Volvió a la sala central y tomó el pasillo de la izquierda, que conducía a la habitación blanca. Un corredor exactamente igual que el anterior terminaba en una puerta similar. La única diferencia era que, por el camino, no se oían quejidos ni lamentos. Al llegar a la puerta, el explorador giró el picaporte y entró en la habitación.
Cientos de personas se hallaban también sentadas en torno a una mesa igual a la de la habitación negra. También en el centro se veían manjares exquisitos, y todas las personas llevaban una larga cuchara fijada a su mano.
Pero allí nadie se quejaba ni lamentaba. Nadie se moría de hambre porque ¡todos se daban de comer los unos a los otros!.
El hombre sonrió, dió media vuelta y salió de la habitación blanca. Cuando oyó el "clic" de la puerta que se cerraba se halló de pronto, misteriosamente, en su propio automóvil, conduciendo de camino a Paraís.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Emi -

que historia más bonita...bueno no, bonita no...como decirlo?sería la típica historia que me hubiera leído la profe de mi antiguo colegio al empezar la clase,porque tiene moraleja...me ha encantado ,en serio,visitame en mi casita-blog si quieres(http://deprofesionoteadoradeestrellas.blogspot.com)o en la otra(www.fotolog.com/principitoblue8)un beso desde la montaña más alta y helada del mundo
Una soñadora

Rosita -

hoy he escuchado a Jorge Bucay, es estupendo como cuenta los cuentos,la verdad que es muy linda esta historia en la que se demuestra que no debemos ser egoistas, espero ser en un futuro tmb una persona que de de comer con mi cucharita a otras personas
Besitos

Lalwënde -

No es mía hemmanita, es de Jorge Bucay (me alegro de que te haya gustado). Y que tú lo hayas descubierto y te guste tanto como a mí, Tharsis :)
Sí, hay mucha gente así por el mundo, Ever After... menos mal que yo he tenido la suerte de que me he tropezado con los que me han dado de comer con su cuchara...
UN BESAZO ENORME A LAS TRES! :***

Ever After -

Yo creo que a veces lo que ocurre es que no vemos más allá de nuestras narices, sobre todo cuando estamos egoistamente empeñados es conseguir algo. Si mirásemos un poco más a nuestro alrededor...

Un beso!!

Tharsis -

Me gusta haber descubierto a este Jorge Bucay por ti. La historia dice tanto, cuánta gente no consigue la felicidad solo por pensar en sí mismo, y no caer en que, con un poco de ayuda de unos a otros, sería mas sencillo. UN besin niña ¡

DuNa -

El valor de ayudarnos los unos a los otros... qué buena historia. ¿Es tuya? porque me ha gustado mucho.

Bsitos!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres